Tres curiosidades de las Fallas que son poco conocidas por los visitantes de estas fiestas

Falla Convento Jerusalén-Matemático Marzal, 2019

Todos los años, durante el mes de marzo, València es invadida por una multitud de caricaturas y representaciones sátiras que se conocen popularmente con el nombre de fallas.

En el mundo entero, resuena el nombre de estas fiestas y muchos son los curiosos y curiosas que se acercan a la ciudad para hacer ruido y ver cómo estas representaciones artísticas arden en la hoguera en sus últimos días con mucha pena. 

Los falleros valencianos, incluso muchos de los extranjeros que viajan a la ciudad para la ocasión, viven la celebración de forma muy intensa y lo saben todo sobre estas fiestas. Pero ¿realmente lo saben todo? Hemos recopilado 3 curiosidades que quizá no todo el mundo conozca. ¡Veamos!

El misterioso origen de las Fallas

Si echamos la vista atrás y analizamos aquellas primeras fallas que se celebraron a partir del año 1797, y en concreto recordamos ese momento en el que la primera figura efímera se colocó en la plaza del mercado para conmemorar la beatificación de San Juan de Ribera, nos damos cuenta de cómo han evolucionado estas fiestas. 

En aquel momento, las fiestas no eran un lugar de reunión masiva, como lo son ahora, ni tampoco se parecía a los famosos encuentros sociales en el Círculo Agrícola Mercantil Villenense que tenían lugar hace más de 100 años. Sí, esas reuniones o tertulias que empezaron a organizarse fuera de las casas de los aristócratas con la aparición de sectores liberales a principios del siglo XX y que se establecieron por mucho tiempo en el edificio del CAMV en Villena (Alicante).

En sus inicios, las fallas apenas reunían un pequeño grupo de curiosos que había oído hablar, por el boca a boca, de una nueva celebración en la ciudad. 

Pero lo verdaderamente curioso de la historia de estas fiestas es que su origen está borroso. Aquella primera figura llamada «El Coloso» de la que hablábamos antes, ni se quemó ni se colocó en vísperas de San José, tal y como establece la tradición. Por lo tanto, aunque este sea el verdadero punto de inicio de las fiestas, oficialmente no está considerado así.

Caja de fuegos artificiales

Existen Fallas fuera de España

Probablemente, pocos conozcan este dato. Las Fallas no son solo una fiesta made in Spain ni mucho menos. Si cruzamos el charco y nos vamos hasta Argentina, en concreto a la ciudad de Mar del Plata, encontraremos también fallas muy populares. Sí, Argentina tiene sus propias fallas. De hecho, las fallas que se celebran en este país sudamericano tienen su origen en los años 50, cuando un grupo de valencianos que emigraron a estas tierras instauraron esta celebración para sentirse como en casa. 

Aunque, ya que hablamos de fallas internacionales, debemos mencionar también las fallas que se celebraban en Montevideo (Uruguay). Estas fallas se plantaron por primera vez allí en el año 1958 gracias a la Asociación de la Comunidad Valenciana de Montevideo y, aunque dejaron de celebrarse en 2010 por cuestiones económicas, en la actualidad, la Asociación sigue reuniéndose para seguir el programa de las fallas valencianas.

Así eran las mascletàs de antes

El que piense que las mascletàs valencianas siempre han sido tal y como las conocemos hoy en día se equivoca. Este espectáculo pirotécnico lleno de ruido, humo y color tuvo su origen en los años 40. ¿Cómo era antes de esa época? Pues, la tradición marcaba que debía celebrarse un corre-traca traca correguda en valenciano, que para el que no lo sepa consiste en colocar petardos a lo largo de una calle y colgados de una cuerda. A medida que los petardos explotaban, las personas allí presentes corrían siguiendo el petardeo.

Estas tracas corregudas se sustituyeron por completo en el año 1945 para dejar una nueva versión más segura y pensada para crear en las fiestas un ambiente más de espectáculo que de participación. Desde aquel entonces, las mascletàs se localizan cada año en la Plaza del Ayuntamiento.