Un ninot sobre el Rey la lía en ARCO


Un ninot de Felipe VI, y no de la Exposición del Ninot sino de ARCO, la ha liado: el que lo compre deberá comprometerse a quemarlo en un año.

Felipe VI en la Exposición del Ninot 2017
Este ninot de Felipe VI no es el de ARCO; es de la Exposición del Ninot 2017.

Los artistas Santiago Sierra y Eugenio Merino han vuelto a provocar la polémica en la feria de arte contemporáneo ARCO. Esta vez ha sido por una figura que representa al Rey de España, Felipe VI, hiperrealista y de cuatro metros y medio de altura. Sólo por la estatua en sí no pasaría nada, pero el problema está en que el comprador deberá quemarla en el plazo de un año y a ello se le obligará por contrato. La cremà se grabará y el dueño podrá quedarse con la calavera y las cenizas que resultarán de ella. Su título es, precisamente, Ninot.

Esta escultura y se ha realizado en un taller de artistas falleros, concretamente en el de Emedoble. Representa a Felipe VI en traje azul oscuro, camisa en blanco roto, corbata verde, gemelos dorados, zapatos negros y barba arreglada; incluso huele al perfume favorito del Rey. Cuesta 200.000 euros (más que la gran mayoría de las fallas de Valencia de este año) y, curiosamente, se exhibe en la galería Prometeo de Milán, cuyo nombre corresponde al titán que robó el fuego de los dioses para dárselo a las personas.

La polémica desatada a nivel nacional por la futura quema de este ninot no lo es tanto en Valencia. Ninots de la familia real se queman cada año, y es un hecho asumido porque las fallas se construyen precisamente para eso, para quemarse.