La corte de honor infantil echa una mano en su falla


Los artistas de Cap de Suro tuvieron ayer una ayudita para realizar la falla infantil municipal de Valencia: la fallera mayor infantil de Valencia y su corte de honor, que untaron cola (no se la comieron aunque parecía natillas) y pusieron papel a unas figuras de la misma.

El taller de los artistas Cap de Suro (Ariadna González y Xavier Gurrea) tuvo una visita especial ayer por la tarde, ya que la fallera mayor infantil de Valencia, Sara Larrazábal, y su corte de honor, lo visitaron para comprobar de primera mano cómo iba la construcción de su falla infantil y, de paso, aprender de una manera práctica cómo se realiza un ninot de falla.

La falla, que tiene por lema Paradeta de flors número 14, simula una de las paradas de flores que hay en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. Su filosofía es ser una parada más, es decir, integrarse en su entorno, y también ser didáctica para el público infantil. Como ya se anunció y se pudo ver en el taller, la mayor parte de los materiales que se han utilizado en ella es madera, minimizándose todo lo posible el corcho blanco, de manera que la cremà sea más vistosa (evitando el humo negro que general el corcho) y menos contaminante.

La falla, que aún no ha entrado en el proceso de pintado, interaccionará con el espectador haciéndole usar los sentidos, en especial el olfato, el oído y la visión. Además, con la visita de ayer, también tiene carácter participativo porque contendrá ninots en cuya construcción ha ayudado la fallera mayor infantil de Valencia y su corte de honor. En concreto son pequeñas cabezas femeninas con el peinado tradicional valenciano, las cuales forraron con papel las niñas como paso previo a su proceso de pintado. De paso, los artistas les explicaron cómo las habían construido, a base de bloques con formas geométricas simples como poliedros, esferas y cilindros.