Artistas falleros y festivaleros en Tomorrowland


Toni Fornes y Manolo García, artistas conocidos por sus fallas, han ido al festival musical de Tomorrowland pero no para bailar (ni para cantar, que este es otro Manolo García), sino para construir escenarios: uno en Bélgica y otro en Barcelona.

Escenario de Tomorrowland Bélgica con trabajos de Toni Fornes (foto de su Facebook).

El festival belga de música electrónica Tomorrowland de este año ha contado con trabajos de escenografía de artistas falleros en dos de sus sedes, la belga y la española. La colaboración de los equipos de Toni Fornes y Manolo García en este evento musical es significativa, dada la importancia que le dan a sus enormes y espectaculares escenarios llenos de fantasía en los que actúan DJ internacionales.

En efecto, en el escenario principal de dicho festival en Boom (Bélgica) trabajó Fornes junto a un equipo de artistas que fueron alumnos suyos en Colombia, así como su mujer Nora Regina Soto, quien fue una parte fundamental del grupo y en especial en las tareas de pintura. Ellos, contratados por la empresa Neverland, se encargaron del caballito de mar de grandes dimensiones (25 metros de altura) y de aspecto robótico, símbolo de Tomorrowland situado en la parte dentral del escenario, así como de la cabina del DJ, de de la caracola de siete metros de detrás de ésta y de los dos marcos en forma de teatro para las pantallas. El recinto, que forma parte de una pequeña ciudad construida a propósito para el festival llamada Dreamville, tiene una capacidad para unas 30.000 personas y cuenta con tiendas y oferta gastronómica.

Escenario de Tomorrowland Barcelona con trabajos de Manolo García (foto de su Facebook).

Por otra parte, en el Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) se montó el escenario que forma parte del Unite with Tomorrowland (sucursales internacionales del festival), el cual es un trabajo del taller de Manolo García. Salido directamente de la Ciudad del Artista Fallero, preside un espacio donde caben más de 20.000 personas y donde también hay servicios complementarios como lugares para comer.

Estos son dos ejemplos de trabajos realizados por artistas que realizan fallas, pero que también se dedican a escenografías tanto en festivales musicales como en este caso, como en parques temáticos, restaurantes, discotecas, ferias de muestras, anuncios en tres dimensiones y otros lugares donde haga falta un elemento artístico.