¿Has leído "Música de Fallas"?

¡Uuuh! Susto a la valenciana en la falla infantil de Tio Pep

En València tenemos monstruos de la tierra, y no sólo en la política: hay muchos en la tradición popular. De ello trata la próxima falla infantil de Reina-Paz-San Vicente, que como todas las de Ceballos y Sanabria nos enseñará mucho, y que otra vez será de sección especial.

Boceto de la falla infantil de Reina-Paz-San Vicente de 2020

La tarde de Halloween fue un momento muy adecuado para presentar la próxima falla infantil de Reina-Paz-San Vicente “Tio Pep”, ya que iba de monstruos. Ayer, esta comisión histórica del centro de València presentó De València i monstres, un proyecto de los artistas José Luis Ceballos y Paco Sanabria que descubrirá leyendas valencianas relacionadas con lugares misteriosos, personajes terroríficos y las bestias más dulces que han recogido los libros de Enric Valor, Víctor Labrado y Vicente Blasco Ibáñez, todo ello presentado de manera didáctica para los niños como habitual en dichos artistas. El lema de la fallita también tiene un origen popular valenciano, ya que es una modificación del dicho “València i dolces” refiriéndose a la naranja valenciana.

Más concretamente, el argumento de la falla es el siguiente:

La luna cae sobre las puertas de la ciudad, mientras el sereno hace su habitual ronda por las calles ya desiertas. ¡Un ruido en la plaza de la Reina llama su atención! El Butoni y els donyets cantan serenatas y risueñas les animetes del purgatori sobrevuelan el cielo estrellado. El escurridizo Home del sac y la Quarantamaula se esconden entre las sombras para pasar desapercibidos y les bruixes aprovechan para invocar a los espíritus y preparar pócimas secretas. Parece que ya están todos…y Queixalets, també!

Con esta temática, esta falla infantil se une a iniciativas como la del Museu Valencià d’Etnologia, que quiere visibilizar las numerosas tradiciones valencianas relacionadas con el culto a la muerte, que incluyen rituales festivos en estas fechas como la Nit d’Ànimes y Tots Sants, que actualmente están eclipsadas por la tradición anglosajona de Halloween.