¿Has leído "El Coloso que resucitó"?

Vicente Luna, toreando la censura

Vicent Luna, artista fallero
Vicente Luna.

Vicente Luna Cerveró (1925-2021) fue uno de los artistas más destacados de la historia de las Fallas. Autor de 13 fallas plantadas en la actual plaza del Ayuntamiento de València (algunas de ellas muy recordadas a pesar de los años), de 11 en la sección especial y de varias para acontecimientos extraordinarios como el Mundial 82, su trabajo fue tan destacado que en 2005 fue merecedor de la Distinción al Mérito Cultural de la Generalitat Valenciana. Hay obras suyas en los dos museos falleros de València, pero también en museos taurinos e incluso en uno de aviación y automovilismo en Reino Unido. Además trabajó como escenógrafo en cine, con decorados de tal calibre que le merecieron un recordatorio en el obituario de la gala de los Goya de 2022.

Su ambiente desde pequeño lo encaminó al mundo de las fallas. Nacido en el barrio valenciano de la Xerea el 22 de julio de 1925, su padre era maestro carpintero, y además cerca de su casa estaba el taller de los artistas Vicent Hurtado y Carles Tarazona, donde construían fallas y decoración. Con ellos trabajó de aprendiz desde los 14 años, actividad que simultaneaba mientras estudiaba en la Escuela de Artes y Oficios de San Carlos en horario nocturno.

Trabajar con Tarazona le permitió conocer al mítico artista Regino Mas, ya que este le encargó al taller donde trabajaba Luna que le ayudara a modelar la falla So Quelo s’ha fet forner, de 1946. Tras la pausa obligada del servicio militar, vuelve en 1948 a su puesto de trabajo, hasta que en 1950 se independiza. Previamente, concretamente en 1947, ingresa en el Gremio Artesano de Artistas Falleros de València donde obtiene el carnet número 1.

Sus primeras fallas fueron infantiles, como la de Paz-Poeta Querol representando a Marco Polo, por la cual al artista empezaron a llamarle igual que a este viajero. Ya en fallas adultas, de su primera época destacan las plantadas en la plaza del Doctor Collado en 1955, 1956 y 1957, y las de Àngel Guimerà-Pintor Vila Prades de 1954 y 1955, consiguiendo con esta última (que llevaba por lema Diverses maneres d’embarcar-se) el primer premio de la sección 3ª A y el premio extraordinario de falla. A partir de aquí vinieron más galardones, como el primer premio de la sección 1ª y especial de arte con Gran Vía Ramón y Cajal-Espartero de 1959, y el premio Carlos Cortina de 1960 otorgado por el Círculo de Bellas Artes a A la lluna, plantada para la misma comisión.

Falla Mercado Central, 1970, de Vicente Luna (foto: VicenteLunaValencia.com)
Falla Mercado Central, 1970, de Vicente Luna (foto: VicenteLunaValencia.com).
Falla Plaza del Caudillo,1976 (foto: Luis Vidal / "Vicent Luna, l'art de fer falles")
Falla Plaza del Caudillo,1976 (foto: Luis Vidal / “Vicent Luna, l’art de fer falles”).

Todo esos éxitos le catapultaron a la sección especial, realizando la Falla de Convento Jerusalén-Matemático Marzal de 1961, de lema La lluita per la vida. La entrada a la máxima categoría no pudo ir mejor, ya que esa falla consiguió el primer premio y el de todas las categorías. Dicha comisión volvió a contar con él en 1962, cuando con La campanada logró otra vez los mismos premios.

De Convento pasó a la Falla Plaça del Mercat Central, también en sección especial, donde en 1963 ganó con Va bola! de nuevo el primer premio y el de todas las categorías, pero además consiguió el premio de arte. Plantó con esta comisión también en 1964, 1968, 1969, 1970 (La marxa de la ciutat, con el timbalero de remate), 1971 y 1972 (Espanya és diferent, con la gitana), pero en ninguna de estas ocasiones volvió a conseguir otra vez el primer premio de la máxima categoría.

Entre medias de esas dos etapas en Mercat Central, Vicente Luna plantó dos fallas en la plaza del Caudillo, actual plaza del Ayuntamiento, ambas fuera de concurso: en 1965 para la comisión de Los Colosos del País Valencià, y en 1966 la conocida como “Falla Nacional del Taxi y Gran Turismo”, con motivo de la VII Asamblea General de Taxistas que se celebró en València el 17 de marzo de ese año. Volvió a Los Colosos en 1973 con L’Estàtua de la Llibertat, empezando una serie de fallas muy recordadas de la principal plaza de la ciudad, que continuó con Els atributs d’Atenea (1974), La serp de mar (1975), La vanitat (1976, la del pavo), La nova Torre de Babel (1977), Pirates de hui (1978), La pol·lució (1979) y El juí final (1980). En esta época burló la censura en varias ocasiones: en 1973 con el rey de oros encerrado y custodiado por el caballo de espadas, simbolizando la falta de libertad del franquismo; los colores republicanos del casco de Atenea en 1974; y la estatua de un señor bajito y gordo en burro que era una parodia de la estatua de Franco, en 1976.

En la misma plaza, pero ya por encargo del Ayuntamiento de València al haberse disuelto la comisión de Los Colosos, plantó posteriormente Concorde… Concòrdia? (1981, una falla con estructura horizontal que reproducía dicho avión), Compte arrere (1982, el cohete) y Este país (1983, sobre el ingreso de España en el Mercado Común Europeo).

Falla de los Taxistas, 1966, de Vicente Luna (foto: Vicentelunavalencia.com)
Falla de los Taxistas, 1966 (foto: Vicentelunavalencia.com)

Pero además, Luna realizó varias fallas para acontecimientos extraordinarios como la mencionada de la Asamblea General de Taxistas de 1966. Las otras fueron para el Congreso de Ortodoncia y Maxilofacial (1970), el Congreso de Ortodoncia (1971), la liberación del empresario Luis Suñer por parte de ETA (plantada en Alzira en mayo de 1981), el Mundial de Fútbol de 1982 (plantada en junio en la plaza del País Valencià con la figura principal de vareta descubierta, algo no habitual entonces) y Expo-Farmacia (1983 y 1986).

Falla del Mundial 82, de Vicente Luna (foto: Joan V. Ramírez / Cendra Digital)
Falla del Mundial 82, de Vicente Luna (foto: Joan V. Ramírez / Cendra Digital).

Fuera de València también plantó fallas, en concreto en la comisión de La Taronja de Sagunt (1967), en Reus (1967), y en Montserrat, el pueblo de su madre (de 1977 a 1981 y 1984, 1985, 1986, 1989, 1990 y 1991).

Se pueden ver algunos de sus ninots en el Museu Faller de València: son suyos los ninots indultats por el público de 1963 a 1966. Además, el Museu de l’Artista Faller (en la Ciudad del Artista Fallero) expone unos grupos suyos de 1976, 1977, 1979 y 1981.

Otros trabajos fuera de las fallas

Como curiosidad, Vicente Luna fue durante una temporada torero, empezando en la Banda del Empastre en 1941 para pasar a ser conocido como el “Xiquet de Montserrat”. Combinando sus dotes de artista plástico con la tauromaquia, realizó durante unos años los trofeos que la Diputación de València entregaba en las ferias de Fallas y de Julio. Además tiene obras suyas en el Museo Taurino de València y en el Museo Taurino Conde de Colombí de l’Alfàs del Pi.

Asimismo, también realizó trabajos para las fiestas de Bilbao, los carnavales de Santa Cruz de Tenerife y de Nueva Orleans, figuras para Australia y Japón, carrozas para diferentes lugares, la reproducción de un Concorde que había en el aeropuerto de Heathrow (Londres) y que ahora está en el Brooklands Museum, una maqueta para la Expo 92 de Sevilla, la roca de la Virgen de los Desamparados del Corpus de València, y kioskos para Madrid, entre otras producciones.

Reproducción de un Concorde realizada por Vicente Luna (foto de Macfilos.com)
Reproducción de un Concorde realizada por Vicente Luna (foto de Macfilos.com).

En el mundo del espectáculo, construyó decorados para TVE y Canal 9, así como para óperas, teatro y cine. Junto a Francisco Prósper ha trabajado en la escenografía de las películas producidas por los Estudios Bronston en Madrid tituladas El Cid (1961), Lawrence de Arabia (1962), 55 días en Pekín (1962) y La caída del Imperio Romano (1963). También realizó trabajos para Cifesa como Currito de la Cruz (1948) y Simbad y la princesa (1958), así como en la película La fragata infernal de Peter Ustinov (1962) y algunas del director valenciano Juan Piquer, entre otras.

Decorado de '55 días en Pekín'
Decorado de ’55 días en Pekín’.

Pasodobles y libros

Dada su relevancia, a este artista se le dedicó un pasodoble titulado Vicent Luna, l’artista faller y compuesto por Joaquín Albiach y con letra de Vicente Tortosa, cuya portada es una foto de la falla de 1976. También aparece en diversos libros sobre fallas, tauromaquia y cine, así como en enciclopedias, editándose su biografía titulada Vicent Luna, l’art de fer falles en 2007, realizada por miembros de la Associació d’Estudis Fallers (ADEF).

Disco dedicado al artista fallero Vicente Luna
Disco dedicado al artista fallero Vicente Luna.

PARA SABER MÁS:

ASSOCIACIÓ D’ESTUDIS FALLERS (2007): Vicent Luna, l’art de fer falles. València. Ajuntament de València.

LUNA, MARÍA PILAR (2022): “Vicent Luna Cerveró, l’eternitat de l’art efímer”. Llibre Oficial Faller Falles 2022, Junta Central Fallera, pp. 202-207.

Fallas de Vicente Luna Cerveró“. Web VicenteLunaValencia.com (última visita: 17/02/2022).

EVANS, MIKE (2021): “Whatever happened to the Heathrow Model Concorde?“. Web Macfilos.com (última visita: 29/03/2022).