Álvaro Guija, cinco años plantando a Azucena

Con este ya son cinco (no hacer rimas) los años que el artista Álvaro Guija lleva plantando a Periodista Gil Sumbiela-Azucena, y no le sienta nada mal sino todo lo contrario, están encantados de que les dejen plantados… los monumentos, claro.

Empezó con la infantil, y pasó a la grande. Álvaro Guija trabajará por quinto año consecutivo con la Falla Periodista Gil Sumbiela-Azucena, llevando ese tiempo encargándose de la falla infantil y dos años de la grande. El sábado pasado presentó los proyectos para 2018 dentro del fin de semana cultural de la comisión, teniendo como lema el mayor Involució. Se trata de una visión humorística de la evolución humana, mostrando cómo sería si fuera al revés, es decir, hacia el mono.

Por otro lado, el infantil se titula Antònims y, como la propia palabra indica, muestra conceptos contrarios como el bien y el mal, la juventud y la vejez, la lentitud y la rapidez, todo ello desde una perspectiva infantil y divertida.

Además, dentro del fin de semana cultural, que tuvo lugar en el casal de la comisión, se despidió a las falleras mayores del ejercicio 2017 (Claudia Martínez y Lidia Berlanga, fallera mayor infantil y fallera mayor, respectivamente) y se realizaron diferentes actividades como una charla, una exposición sobre pilota valenciana y clases de zumba, a las cuales estuvieron invitados falleros y vecinos.

 

No te importará que usemos cookies en esta web, ¿verdad? Si sigues navegando, entendemos que no. Más información

Las cookies son unos ficheritos que se almacenan en tu ordenador con información de tu navegación. Las usan prácticamente todas las webs, pero ahora los políticos nos obligan a informarte de que las utilizamos y, por tanto, a molestarte con un mensaje al entrar a esta. Distrito Fallas sólo utiliza cookies para reconocer a usuarios registrados, estadísticas y gestionar la posible publicidad, sin enviar ningún tipo de información personal. Si continuas navegando en la web sin cancelar su uso en tu navegador, entendemos que no te importa (y no debería importante, porque ni te vamos a espiar ni a vender nada).

Cerrar