‘Santaeulalia, la firma’

'Santaeulalia, la firma'

Autores: Joan Castelló, Hernán Mir y Manolo Sanchís
Editor: Albatros
Año: 2003
Idioma: castellano
Dimensiones: 24,5 x 30,8 cm
Páginas: 120

El nombre de Miguel Santaeulalia Núñez es de sobra conocido entre los aficionados a las fallas, por el estilo tan personal que tiene en los monumentos que construye, con un magnífico modelado y a menudo cargados de caricaturas. El volumen Santaeulalia, la firma es un merecido homenaje a este artista fallero que realizan tres grandes investigadores de las Fallas, los cuales han ido más allá del propio Miguel Santaeulalia y han dedicado capítulos a su padre y a sus hijos, también artistas falleros. Es, pues, un recorrido por la Historia de las Fallas que ha escrito esta familia.

El primer capítulo está dedicado al iniciador de la saga, Salvador Santaeulalia, artista fallero de principios del siglo XX. A continuación vienen un largo capítulo de 69 páginas dedicado a Miguel Santaeulalia Núñez, contándose en ellos numerosas anécdotas que sucedieron a lo largo de su vida y haciéndose referencia a cada falla que construyó. Después se dedica un capítulo a cada hijo de éste que ha seguido la profesión de artista fallero (Miguel Jr., Pedro, Alejandro y José), para finalizar con comentarios sobre Miguel Santaeulalia en relación con otros artistas y una exhaustiva enumeración de la obra de toda la familia hasta 2002.

El libro resulta entretenido de leer, en especial para alguien a quien le gustan las Fallas, ya que está cargado de detalles históricos y anécdotas. Se hace referencia tanto a las mejores épocas de Miguel Santaeulalia como a las peores, lo que da una mejor idea de lo que ha sido su vida hasta ahora. Las páginas están llenas de abundante material fotográfico, algo muy de agradecer para poder admirar mejor la obra de estos grandes artistas falleros. En definitiva, Santaeulalia, la firma es un libro imprescindible para todo aquel que disfrute del arte efímero que son los monumentos falleros.

No te importará que usemos cookies, ¿verdad? Pues cierra este cuadro molesto y a disfrutar de la web. Más información

Nuestras cookies no se comen, son unos ficheritos que se almacenan en tu ordenador con información sobre tu navegación por Internet. Las usan prácticamente todas las webs, pero ahora los políticos nos obligan a informarte de que las utilizamos y, por tanto, a molestarte con un mensaje al entrar a esta. Distrito Fallas solo utiliza cookies para reconocer a usuarios registrados y realizar estadísticas de visitas. Esperamos que no te importe que las usemos y que navegues con tranquilidad (y no debería importante, porque ni te vamos a espiar ni a vender nada).

Cerrar