El hombre que escuchaba a las Fallas


¿Qué dicen las Fallas? ¿A qué huelen los ninots? Siete años de trabajo le ha costado a Quique Collado investigarlo, y ahora lo refleja en su libro Arte, fuego y tradición que presentó anteayer.

Un momento de la presentación del libro.

Las fallas desde sus orígenes han sido una forma de comunicación, ya que a través de ellas los vecinos manifestaban sus críticas contra algo o alguien que consideraban censurable. Han pasado más de tres siglos como poco de aquellos albores de la fiesta, y ahora como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad según la UNESCO también tienen mucho que decir. Esta es la base del libro presentado el viernes pasado por el periodista Quique Collado en el salón de actos de Junta Central Fallera, cuyo título es Arte, fuego y tradición. El mensaje de las Fallas Patrimonio de la Humanidad.

El volumen es el resultado de siete años de investigación de su autor para elaborar la tesis doctoral “Fallas de Valencia: la riqueza de un fenómeno de comunicación popular y participativa“, en la cual se basa. Un trabajo que analiza esta fiesta popular que, a través de un monumento efímero, es una forma de expresión de la cultura popular, además de un motor económico para los lugares donde se celebra. Ahora bien, dicho análisis se realiza desde el punto de vista de las fallas como expresión de la comunicación popular, lo que resulta una novedad en la investigación de las Fallas. En base a ello, se propone un modelo de comunicación para el proceso de creación del mensaje que contiene la falla, teniendo en cuenta todos sus agentes (desde la comisión fallera hasta el artista, pasando incluso por el transportista) y los cambios tecnológicos de la era digital.

En concreto, los capítulos que contiene el libro tratan sobre el origen y evolución de las Fallas, sus elementos sociológicos, los fundamentos comunicativos, los recursos y muestras del estudio, los resultados de éste (en comunicación popular, circulación popular, consumo y comunicación masiva), una propuesta de modelo de comunicación de las fallas y reflexiones tras el estudio. Finalmente, hay un conjunto de ilustraciones y fotos relacionadas con el contenido anterior.

La investigación no ha estado exenta de dificultades, dados los problemas de encontrar documentación sobre las fallas desde el punto de vista comunicativo. Ello ha obligado ha realizar trabajo de campo con numerosas entrevistas, más de cien, principalmente a falleros, artistas, investigadores y comunicadores de la fiesta. Por este motivo se ha alargado más de lo previsto (una tesis doctoral suele terminarse en dos años), pero el resultado ha sido un trabajo candidato a premio extraordinario de tesis y un libro de 375 páginas que la semana que viene saldrá a la venta al público.