Raquel Alario y Mario Gual, con la falla plantada en el Light Up de Lancaster

Comenta algo, anda...