Marta Querol presentará su casi-Planeta novela

Quien fuera fallera mayor de Valencia en 1988, Marta Querol Benèch, se puso un día dale que te pego a escribir y no paró hasta terminar su primera novela, El final del Ave Fénix. Y tan bien le salió que estuvo a un pelo de ganar el Premio Planeta de 2007 y los 601.000 euros que lo acompañan, ya que quedó entre las 10 finalistas de entre más de 400 obras presentadas. El libro, un conflicto de amor, negocios y pasados muy diferentes entre un hombre y una mujer, se presentará a las ocho de la tarde del 10 de diciembre en el Salón Tapices del Hotel Astoria, en Valencia, aunque ya se encuentra en las librerías.

La historia de El final del Ave Fénix se inicia en 1934, cuando en vísperas de la Guerra Civil Española nacen un niño y una niña en familias muy diferentes, una que vive en la abundancia y otra que tiene que sobrevivir en las calles de un país en guerra. Después de una infancia difícil para ambos, de adultos se encuentran e inician una relación complicada en la que se mezclan pasión y negocios, y donde los fantasmas del pasado no se han superado todavía.

Marta Querol, aunque formada en una carrera llena de números como es la de economista, considera el escribir casi un vicio del cual le cuesta despegarse en algunos momentos. Y así debe ser cuando además de publicar una novela de 568 páginas, ha escrito relatos cortos y colabora en diversas publicaciones.

No te importará que usemos cookies en esta web, ¿verdad? Si sigues navegando, entendemos que no. Más información

Las cookies son unos ficheritos que se almacenan en tu ordenador con información de tu navegación. Las usan prácticamente todas las webs, pero ahora los políticos nos obligan a informarte de que las utilizamos y, por tanto, a molestarte con un mensaje al entrar a esta. Distrito Fallas sólo utiliza cookies para reconocer a usuarios registrados, estadísticas y gestionar la posible publicidad, sin enviar ningún tipo de información personal. Si continuas navegando en la web sin cancelar su uso en tu navegador, entendemos que no te importa (y no debería importante, porque ni te vamos a espiar ni a vender nada).

Cerrar