Los castillos de fuegos artificiales


En Valencia nos encanta la pirotecnia, y por eso cualquier excusa es buena para lanzar un castillo de fuegos artificiales, y más si son Fallas. De hecho, desde principios de marzo hasta San José hay continuamente castillos.

En esta ciudad, los castillos de fuegos artificiales tienen algo especial: hacen más ruido que los que se tiran en otros lugares, y eso lo saben los pirotécnicos. Un típico castillo en Valencia es largo (más de 15 minutos), con mucho colorido, con innovaciones (estrellitas luminosas, globos de colores, etc.) y un final blanco y ruidoso. Se lanzan en múltiples puntos de la ciudad, ya que muchas comisiones falleras tienen el suyo propio, pero el oficial es el más grande, y se instala en el viejo cauce del río Turia, a la altura de la Alameda. En Fallas, una hora antes del momento previsto para el disparo, la gente se agolpa a ambos lados del río para disfrutar del espectáculo. El público disfruta con el castillo y, según si le ha gustado o no, aplaude a rabiar o silba (no hay piedad para el pirotécnico).

Los castillos de fuegos artificiales son algo imprescindible para ver en Fallas, sobre todo el de la noche del 18 de marzo, que es la Nit del Foc, el último de la fiesta, y suele ser el mejor. ¡No os los perdáis, que aunque hayáis visto muchos en vuestra localidad, estos son muy especiales!

Consejos para ver los castillos

  • No te pongas demasiado cerca, porque aparte de que acabarás con tortícolis de mirar al cielo, te caerán todos los papelitos de colores de las carcasas encima. ¡Los fuegos artificiales de Valencia queman mucha pólvora!
  • Si estás viendo el castillo en la Alameda, no te sientes en el césped del paseo porque hay mucha gente, y además acabarás con el trasero helado.

¿Cuándo se disparan?

Oficiales:
todos los sábados del 1 al 13 de marzo a las 0:00 horas,
y del 14 al 19 de marzo, diarios, a las 0:00, 0:30 ó 1:00 (ver programa).
Las comisiones también programan castillos para su demarcación en la semana fallera