Impacto económico fallero


Las dimensiones de una fiesta como las Fallas de Valencia, así como su atractivo turístico y la variedad de actividades que la forman, hacen que repercutan en buena medida en la economía valenciana. Un estudio realizado por la Interagrupación de Fallas concluyó que las fiestas de 2008 tuvieron una repercusión de más de 750 millones de euros para la ciudad de Valencia, y 7.580 empleos que supusieron unos 26,7 millones de euros en cotizaciones a la Seguridad Social y al IRPF. Unas cantidades que en realidad serán superiores, ya que para los cálculos se tomaron cifras a la baja por prudencia, y que aun así triplican la cantidad estimada en el informe del año 2000.

Desglosando aquel total, nos encontramos con que la mayor parte de ese montante tiene que ver con el sector hostelero (hoteles, bares, etc.): nada menos que el 73,3%, unos 542 millones de euros, que se estima que se han gastado 1.350.000 de visitantes durante la semana fallera. El porcentaje de esta partida ha aumentado desde el año 2000, en que era un 53,7%; sin embargo, la desaceleración económica de la economía española que se vive a partir de 2008 puede hacer que vuelva a bajar.

Mientras la partida de hostelería ha aumentado su importancia, otras más relacionadas directamente con la actividad fallera la han reducido. Sin ir más lejos, los pagos de monumentos falleros han pasado de ser el 3,1% del total en 2000 a convertirse en el 1,6% (11,3 millones de euros) en 2008. También se acusa un descenso en la pirotecnia (del 0,58% al 0,33%) y de la lotería que venden las fallas, uno de los tradicionales ingresos de las comisiones, que pasa de ser un 10,1% al 3,3%. Ahora bien, sí que aumenta el gasto relativo en orquestas, discotecas móviles y espectáculos similares, haciéndolo del 0,15% al 0,71% (5,7 millones de euros en 2008). Esto se podría interpretar como una mayor preferencia de los falleros por las verbenas en relación al monumento y a la pirotecnia, dos de los elementos básicos de la fiesta.

Del informe también cabe destacar que el gasto que los falleros han hecho en indumentaria en 2008 ha sido de 17,7 millones de euros. También es importante el gasto en transporte (metro, autobús, taxi), que alcanzó los 31,3 millones a pesar de las huelgas. Además, el presupuesto de Junta Central Fallera alcanzó la no despreciable cifra de 86,6 millones, un 11,4% del impacto económico de la fiesta en 2008.

Ahora bien, aunque la sociedad valenciana salió así beneficiada del trabajo altruista de unos 100.000 falleros, quien también salió ganando mucho fue el Estado. El IVA generado por toda la repercusión económica de las Fallas alcanzó los 63,5 millones en 2008, mientras que las cotizaciones a la Seguridad Social de empleos relacionados con la fiesta se estiman en 26,7 millones, como se ha dicho al principio. Dichas cotizaciones son las correspondientes a los 63,6 millones que se pagaron en sueldos a tales trabajadores.

Para la elaboración del estudio se han tenido en cuenta los datos recogidos en 2007 por todas las comisiones pertenecientes a alguna agrupación, que son el 90% del total, a los que se les ha aplicado el incremento del IPC oficial de 2008 para actualizarlos. Los datos oficiales, como el gasto en monumentos falleros o el presupuesto de Junta Central Fallera, son los declarados por los organismos públicos en 2008. En el informe se han contemplado hasta 31 conceptos económicos, figurando aparte de los ya comentados, otros como alquileres de casales, hipotecas de las comisiones falleras, peluquerías, floristerías, imprentas, deportes, cultura, césped, banderas, autobuses, fotografía, etc. Se puede ver el detalle de algunas partidas haciendo clic en la imagen siguiente:

Más información: Estudio del impacto social y económico de las Fallas en la ciudad de Valencia