Entrenando para ser FMV


¿Tu ilusión ha sido siempre ser fallera mayor de Valencia? Pues que sepas que no es nada fácil: hay que saber hacer bien muchas cosas, como las que puedes ver a continuación.

 

Recoger las llaves de la ciudad

En el pregón fallero (la crida), la Fallera Mayor de Valencia recibe las llaves de la ciudad de manos de la alcaldesa. La representante de los falleros debe estar a la altura de la situación y tenerlo todo previsto. Si le dan unas llaves, deberá tener un llavero para ponerlas, ¿no? Pues nada mejor que llevar preparado uno bastante grandecito, ya que esas llaves son un tocho, y si es posible con una foto de la alcaldesa de Valencia, para tener un recuerdo de quien las dio (y de paso, hacerle un poco la pelota, que nunca está de más).


El saludo con la mano

Una Fallera Mayor de Valencia debe saber saludar con la manita allá donde va: a las presentaciones de fallas, a actos oficiales, etc. Por eso, es aconsejable que ensaye, paseando con elegancia, sonriendo y moviendo lentamente la mano a izquierda y derecha. Es aconsejable que el ángulo de giro de la muñeca no sobrepase los 15 grados a un lado y a otro. Se recomienda llevar siempre un bote de Reflex en el bolso por si de tanto saludar, la mano se encasqueta.


Vestirse rápidamente de fallera

La Fallera Mayor de Valencia tiene que estar vistiéndose continuamente con el traje típico para acudir a la mayoría de los sitios donde la invitan. Por ello se recomienda buscar una manera rápida de ponérselo y quitárselo, ¿y qué mejor que tenerlo ya montado, y ponérselo de golpe como los vestiditos de las muñecas recortables? (Nota: en el vestido de la imagen falta la manteleta porque se acabó el presupuesto para la elaboración de este reportaje)
 

Conocer gente importante

Una de las ventajas de ser la figura destacada de las Fallas es que conoces gente importante y popular, personas con gran relevancia social, cultural y política de la Comunidad Valencia y del resto de España. La Fallera Mayor de Valencia debe codearse durante su reinado con el presidente de la Generalitat, la alcaldesa, concejales, diputados, actores de renombre que visitarán Valencia, cantantes de los mejores… Como entrar de primeras a estos ambientes tan selectos le puede impresionar, ¿qué tal empezar por lo más simple, como Tamara y compañía?
 

Acostumbrarse a viajar

La Fallera Mayor de Valencia y su Corte de Honor siempre están de aquí para allá, invitadas por las fiestas de tal ciudad, representando las Fallas en tal país, presidiendo tal acto. Es una actividad agotadora, sobre todo cuando van a Terra Mítica y se suben a todas las atracciones (entrando gratis, por cierto). ¡Pobres chicas! Tanto viaje puede resultar una experiencia pesada, sobre todo si no se conoce aún mundo. Así que lo mejor es prepararse visitando lugares exóticos; por eso es buena idea visitar un restaurante chino y conocer sus lugares típicos: el buda de adorno, el cuadro con la muralla china, etc.


Llorar con mucha penita

Es típico de la Fallera Mayor de Valencia llorar de emoción cuando se quema la falla del Ayuntamiento de Valencia. Queda muy bonito en la tele, y la foto sale en todos los periódicos al día siguiente; por eso, no se puede llorar de cualquier manera. No se pueden forzar las lágrimas, y la duración del lloro debe cubrir el mayor tiempo posible de la cremà. Entonces, se recomienda practicar los lloros viendo telenovelas, cuanto más dramáticas y peor interpretadas mejor, porque así se provoca tristeza de dos maneras: por el propio argumento de la serie, y por la pena que da ver a los actores. No se recomienda utilizar un pañuelo para secar las lágrimas, porque en el momento de la verdad, no se tendrá. ¡Hay que acostumbrarse a las condiciones más duras!