Los 6 indultos de Agulleiro


El artista fallero Vicente Agulleiro Aguilella, fallecido el 21 de mayo de 2008 a los 63 años, fue uno de los más prestigiosos desde la década de los setenta hasta la entrada del siglo XXI. Por citar algunos de sus logros, consiguió cinco primeros premios en la sección especial, tres primeros en primera A y seis ninots indultats que permanecen en el Museo Fallero. De estos últimos, cuatro pertenecieron a monumentos de la plaza del Pilar, uno a Na Jordana y otro a Zapadores-Vicente Lleó, y son de los pocos vestigios que aún se pueden contemplar de la obra de este artista fallero.

El primer ninot indultat -o mejor dicho, grupo de ninots- de Agulleiro data de 1979, y representa a un artista fallero en su taller acabando a toda prisa un ninot dias antes de la plantà, mientras su aprendiz, desfallecido del cansancio, duerme sobre hojas de calendario que representan el tiempo que se les ha caído encima. Al grupo se le conoce con el título Haciendo frente al toro, haciendo alusión precisamente a que al artista le pilla “el toro” construyendo la falla. La escena perteneció a la falla de lema De presses i corregudes plantada para la comisión de Na Jordana, cuya temática era precisamente diversas situaciones donde la gente va demasiado rápido.

Tendremos que esperar hasta 1982 para encontrar el siguiente indulto de este artista. En este año el público de la Exposición del Ninot votó por La dama del columpio, que formaba parte de la falla de Zapadores-Vicente Lleó de aquel año. Como su nombre indica, la figura representa a una mujer del siglo XIX subida a un columpio colgado de un árbol, a la un mecanismo la había dotado de movimiento. La falla donde estaba incluida tenía de lema Capullos de primavera, la cual criticaba la excesiva relajación moral en cuanto a costumbres sexuales. Una curiosidad de este ninot es que fue reindultado en Carcaixent en 1987, cuando se volvió a construir con los mismos moldes aunque no exactamente igual que el original.

Al año siguiente, en 1983, Agulleiro vuelve a conseguir otro indulto con el grupo Trovador y Colombina, en la cual un músico con cara triste toca música para una bailarina, aludiendo al baile de símbolos valencianos que se dio durante la negociación del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana. La Falla Plaza del Pilar fue esta vez la afortunada, que vio como estas figuras de su monumento Carnaval conseguían ser las favoritas del público. La temática de esta falla giraba alrededor de situaciones supuestamente carnavalescas de la vida: ecologistas que dañan la naturaleza, la política del momento, etc. El monumento fue un éxito ya que, aparte del ninot indultat, logró el primer premio de la sección especial y el primero de ingenio y gracia.

Por tercer año consecutivo, el artista logra que le indulten otra de sus obras. Además, en 1984 vuelve a ser en la Falla Plaza del Pilar, donde se plantó el grupo El alfarero y su aprendiz, ahora en el Museo Fallero, dentro del monumento La fam…a. Las figuras indultadas representan a un viejo alfarero trabajando en el torno acompañado de su aprendiz, y como en el caso de 1982, el artista también les quiso dar movimiento. El monumento donde estaba encuadrado criticaba el afán de notoriedad de algunas personas, tema en el que el grupo indultado, construido independientemente y adrede para la Exposición del Ninot, tuvo que encajarse a la fuerza haciendo que representara la famosa cerámica valenciana. La comisión con esta falla ganó, de nuevo, el primer premio de la sección especial.

Otra visión de oficios tradicionales es la que indultan en 1985. El grupo En el taller del herrero, de la Falla del Pilar de nuevo, logra la mayoría de los votos del público. En este caso, son una pareja de herreros, uno joven y otro anciano, que construyen farolas con herramientas antiguas. Estaban dentro de la falla de lema precisamente Faroleros, la cual fue ganadora del primer premio de la máxima categoría. Los ninots fueron indultados de nuevo en Cullera en 1992, año en que el artista Joan J. Armengol los reprodujo para una falla de la población.

Tras una pausa, en 1989, Vicente Agulleiro logra su último ninot indultat, y de nuevo con un trabajador a la antigua usanza. Su título es Quien es zapatero, que haga zapatos, y muestra a un artesano del calzado trabajando en su mesa. Vuelve a ser en la Falla Plaza del Pilar donde alcanza el honor del indulto, esta vez con el catafalco La gran campanada, el cual criticaba que mientras se iban a dar buenas “campanadas” en Madrid, Sevilla y Barcelona dentro del año 1992, en Valencia no habría nada de importancia para aquellas fechas. Dentro de ese contexto, ubicar el ninot que se indultó fue difícil, ya que de nuevo se había construido expresamente para la Exposición del Ninot con independencia de la temática de la falla.