Ninots entre mercados


Es curioso, pero la Exposición del Ninot ha estado alojada en lugares relacionados con el comercio una muy larga temporada, desde que empezó hasta 2016. Desde sus inicios en 1934 hasta 1941, con el paréntesis de la Guerra Civil, su lugar fue los sótanos del Mercado Central. En 1942 cambió de ubicación, ya que Junta Central Fallera decidió situarla ese año en el salón columnario de la Lonja (lugar de reunión de mercaderes medievales) para darle más glamour a la muestra. En ese edificio estuvo muchas décadas, a pesar de las opiniones que aconsejaban cambiar de recinto por ser un monumento nacional. La declaración de la Lonja como Patrimonio de la Humanidad en 1996, y el hecho de que se quedaba pequeño para el creciente número de ninots expuestos, fueron las razones definitivas para buscar otro espacio para el año siguiente. De esta manera la Exposición del Ninot de 1997 se montó de nuevo en los sótanos del Mercado Central, hasta que en 2000 se trasladó al de Ruzafa.

El Mercado de Ruzafa fue la ubicación de los ninots hasta la edición de 2003. Las obras del aparcamiento del edificio y la falta de un recinto adecuado en el centro de Valencia hicieron que Junta Central Fallera se decantara por la explanada de Nuevo Centro. Se trata de un espacio de 1.800 metros cuadrados donde se habilitaron unas carpas para alojar a las figuras que opten al honor de ser el ninot indultat, y que tenía la ventaja económica de que la patrocinaban los comercios de dicho centro comercial.

La instalación de la muestra en las carpas de este lugar fue siempre motivo de críticas por considerar que el espacio era insuficiente o poco digno. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valencia surgido de las elecciones de 2015 decidió escucharlas, y trasladó la Exposición del Ninot al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe (uno de los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia) para su edición de 2016, rompiendo así lo que parecía una regla de alojarla en edificios comerciales.