Palacio de Exposición y Fallas


Tras seis años de obras, en noviembre de 2002 se terminó la restauración del Palacio de la Exposición. Han sido 150 jóvenes de tres escuelas taller los que han devuelto su esplendor al edificio, y de paso se han formado en vidrio emplomado. Tras muchos años, este palacio volverá a a tener relación con el mundo fallero, ya que en su historia ya la tuvo y mucha, como podremos ver a continuación.

 

Testigo del estreno del Himno Regional Valenciano

Palau Municipal durante la Exposición Regional de 1909

El Palacio de la Exposición se llama así porque en su origen, fue el pabellón del Ayuntamiento de Valencia en la Exposición Regional celebrada en esta ciudad el año 1909. El evento fue inspirado y organizado por Tomás Trénor, con el fin de demostrar el desarrollo agrícola, comercial e industrial de los valencianos. Se repitió al año siguiente, pero con carácter nacional, en el mismo lugar.

Aquella exposición terminó y todos los edificios que componían el recinto fueron derribados excepto dos: el palacio municipal y el pabellón de industria (que en realidad era la fábrica de tabacos, construida antes del evento, en 1906). El Palacio de la Exposición es obra del arquitecto Francisco Mora, quien lo construyó en un estilo revival gótico floral, inspirándose en monumentos valencianos. Se construyó en un tiempo récord, unos tres meses, y con materiales efímeros, ya que la intención era derribarlo una vez acabada la Exposición Regional.

Palacio de la Exposición (Valencia)

Precisamente en esta Exposición se estrenó lo que es actualmente el Himno Regional Valenciano, tan utilizado en actos falleros. La composición fue encargada al maestro José Serrano (música) y a Maximilià Thous (letra) como himno de la Exposición Regional, y la primera vez que se tocó fue en el recinto de ésta. Inicialmente la letra estaba en castellano y no nombraba para nada la Exposición, por lo que parecía preparada para ser algo más como efectivamente lo es ahora. En 1926, los alcaldes de Castellón, Valencia y Alicante decidieron convertir esa música en el Himno de la Región Valenciana, y pidieron a Thous que tradujera la letra al valenciano.


Museo Fallero… o algo parecido

Pensado para albergar un Museo del Folklore Valenciano que no llegó a existir, desde los años 30 acabó siendo el marco de un sucedáneo de esta idea: la exposición de los ninots indultats. Pero no fue precisamente un Museo Fallero como el que existe en la actualidad, ya que el Palacio de la Exposición sirvió de un simple almacén de los ninots, sin horario de visitas establecido para el público, ni instalaciones preparadas para tener visitas, ni condiciones higiénicas necesarias para mantener en buen estado las figuras. Así lo pusieron de manifiesto sucesivas quejas en la prensa que reclamaban un museo de verdad para que el público pudiera admirar los ninots que se salvan del fuego.

Palacio Municipal de la Exposición (Valencia)

Este primer lugar de exposición de los ninots indultats demostró que no era idóneo para este cometido. Tenía un espacio limitado, ya que el edificio no era exclusivo para tal menester, sino que era compartido para diversos usos. Las condiciones de conservación de las figuras eran malas, degradándose algunas de ellas en el tiempo que estuvieron en el palacio. Además, al estar fuera del centro de Valencia, que era donde acudían todos los falleros y turistas que querían conocer la fiesta. La riada que azotó Valencia en 1957 dañó tanto el Palacio de la Exposición que obligó a cerrarlo definitivamente al público hasta que fuera restaurado, tras lo cual se dedicó a otros usos, como el de academia de policía local.


Marco de actos protocolarios (y de bodas)

Tras seis años cerrado por reformas, el 26 de noviembre de 2002 la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, inauguró la rehabilitación del palacio. En las obras realizadas por tres escuelas taller se han recuperado la torre militar y la civil, los artesonados, el salón noble, las tallas de madera y cerámica y una cúpula. Al acto de inauguración asistió el hijo del arquitecto Francisco Mora.

A partir de ahora, el Palacio de la Exposición tendrá diversos usos. Aparte de biblioteca municipal, será el lugar de celebración de actos protocolarios del Ayuntamiento, incluyendo algunos de las Fallas. El palacio también podrá alquilarse para celebrar banquetes, aunque el servicio de catering tendrá que contratarse aparte.