Los prehistóricos de 1957


La falla que plantó Avenida José Antonio-Duque de Calabria (hoy Reino de Valencia-Duque de Calabria) en 1957 fue histórica por muchos motivos. El primero es que consiguió que el primer premio de la sección especial llegara por primera vez al barrio de Ruzafa, y el segundo pero no menos importante, es que consiguió el ninot indultat de ese año.

Falla Avenida José Antonio-Duque de Calabria 1957

Un artista por aquel entonces poco conocido, Juan Huerta, fue su artífice. Con 100.000 pesetas (unos 600 euros de los de ahora) construyó la falla de lema Los tiempos cambian, y lo hizo modelando figura a figura en barro para convertirlas en cartón, método del que fue el principal impulsor (hasta ese momento, los ninots aún se vestían con tela y sus cabezas y manos eran de cera). A los falleros les pareció pequeña, pero había que tener en cuenta que ese trabajo de modelado era mucho y darle más altura les hubiera supuesto más coste. El resultado fue un monumento lleno de detalles, aunque de una composición muy sencilla, y con un estilo muy realista, lo que unido al éxito en premios y crítica que tuvo, hizo que a la comisión no le importara tanto que no tuviera la altura que deseaban.

Falla Josçe A.-Duc de Calabria 1957

Esta falla trataba de la escasa evolución de las costumbres, comparando las de aquellos años cincuenta con las de la Prehistoria. El remate era un dinosario dominado por un hombre de Cromañón que lo montaba. Bajo de él había una bola del mundo blanda, aludiendo a la relajación de las costumbres, y más abajo unas escenas donde en la mayoría se comparaban situaciones prehistóricas con las contemporáneas de una manera divertida. Así, en una se decía que en el mundo prehistórico la mujer era el sexo débil y ahora la mujer se monta a caballo del hombre; en otra, que antiguamente se adoraba a los dioses, y ahora a las estrellas de cine (representadas en la falla por figuras de Marilyn Monroe, Sofia Loren y Gina Logobrigida); en otra, que mientras en la Edad de Piedra se domesticaron los ictiosaurios, hoy en día la mujer no puede educar a su perrito; en otra, que los modelos masculinos eran admirados por las mujeres; y finalmente, otra escena mostraba que mientras el hombre prehistórico se llevaba a la fuerza a la mujer, actualmente las novias arrastran a los novios a la boda.

Ninot indultat de 1957 en su falla.

Ninot indultat de 1957 en su falla.

Precisamente el hombre y la mujer prehistóricos de la última escena mencionada fueron los ninots indultats de 1957; sin embargo, no llegaron nunca a exponerse en el Museo Fallero. La razón es que después de la cremà de la falla, Juan Huerta se llevó las figuras a su taller para repararlas, con tan mala fortuna que en octubre de ese año hubo una riada en Valencia que entró en dicho obrador, situado muy cerca del río, y las destruyó. Los que hay actualmente en dicho museo son una reproducción en poliéster realizada en 1994 por José Martínez Mollá,  discípulo de Juan Huerta que reprodujo el original de su maestro a partir de fotografías.