Corona plantará una falla de envases reciclados


El sábado que viene, la Falla Corona está de plantà, pero de una falla original y ecológica, ya estará realizada con envases de bebida abandonados. Su diseñador es Ibán Ramón, reciclado también de los carteles de las fallas de Valencia de 2016.

Foto: Greenpeace.

La comisión de Mossén Sorell-Corona plantará este sábado a las diez de la mañana “La Falla Més Neta del Mediterrani”. Los niños la construirán con envases de bebida abandonados y según un diseño del diseñador valenciano Ibán Ramón, y se complementará con una exposición que llevará por título “La Més Neta del Mediterrani”. Para tener material con el que realizar la falla, los falleros y falleras de la comisión han ido recogiendo envases de bebida abandonados durante varias semanas. Ahora bien, no será una falla propiamente dicha porque, dado el tipo de material con el que estará hecha, no será aconsejable su combustión y su destino será la venta a Greenpeace que pagará a 10 céntimos el envase.

La inspiración de esta actividad ecologista de Corona parte de que al caer el 19 de marzo en lunes este año, se prevé un gran número de visitantes y con ellos una enorme cantidad de residuos de envases de bebida, muchos de los cuales acaban ensuciando las calles. De esta manera tendrán una nueva vida a través del reciclaje.

Por su parte, la exposición “La Més Neta del Mediterrani” estará comisionada por Greenpeace, Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción, pretendiendo sensibilizar a la sociedad sobre los problemas que ocasiones los envases abandonados en el medio ambiente. El abandono de estos residuos ( latas, bricks, botellas de plástico y vidrio) es uno de los mayores problemas ecológicos y sanitarios que, en la actualidad, padece nuestra sociedad. En la Comunidad Valenciana, según diversos estudios, se consumen siete millones diarios de este tipo de envases pero de ellos, sólo se reciclan dos millones, y los cinco restantes ensucian nuestras playas, montañas, ríos, campos, arcenes y calles.