Ja estem en Falles (igualitàries)!


La Crida da inicio a las Fallas de Valencia con canciones remember, la fallera mayor infantil cantando y la fallera mayor reivindicando el papel de la mujer en la fiesta. Terminó así un día que empezó bien prontito para los más falleros con la macrodespertà, los cuales pillarían a gusto la cama anoche tras tanto ajetreo.

Crida 2018 (foto: JCF / Armando Romero).

Las Fallas de Valencia comienzan a caminar oficialmente con una Crida donde se destacaron valores como la solidaridad, la igualdad entre hombres y mujeres y la apertura de los casales a los vecinos. Un acto que contó con la amenización musical de DJ Boccachico y del espectáculo de FAM Teatre, los cuales llenaron de música remember y color la espera hasta que intervinieron las falleras mayores de Valencia, Rocío Gil y Daniela Gómez, y el alcalde de la ciudad, Joan Ribó.

La fallera mayor infantil de Valencia pronunció un original discurso, ya que en el cantó la canción del cant de l’estoreta, recordando con ello esta antigua tradición de la fiesta que realizaban los pequeños recogiendo trastos para quemarlos. Además comentó que las fallas eran “la mejor extraescolar” por la cantidad de actividades que realizan para los niños (playbacks, bailes tradicionales, teatro, etc.), En cuanto la fallera mayor, puso en valor el trabajo de la mujer en la fiesta en un discurso muy acorde con las tendencias igualitarias que se fomentan desde el consistorio, pero también destacó el trabajo de los artistas falleros y que el carácter de los valencianos es “amable, trabajador, hospitalario, buena gente, honrado y, por encima de todo, solidario”. El himno regional y un castillo de fuegos artificiales de Pirotecnia Valenciana dieron por finalizado el acto.

El acto comenzó con un cuarto de hora de retraso, ya que se tuvo que esperar a los bomberos porque estaban atendiendo una complicada emergencia en la avenida Peris y Valero. Ello obligó al DJ a alargar su espectáculo hasta que todo estuvo a punto para que comenzaran los discursos.

Macrodespertà 2018.

Pero el día empezó muchas horas antes, sobre todo para las falleras mayores y sus cortes de honor. A las siete de la mañana ya estaban en la Iglesia de San Juan del Hospital haciendo una ofrenda a Santa Bárbara, para después abrir la macrodespertà que comenzó a las 7.20 de la mañana con los niños (1.500 acreditados concretamente), que fueron seguidos por 2.000 falleros “armados” con trons de bac. Una mascletà de Pirotecnia Valenciana, en su mayoría terremoto final, puso punto y final a la despertà en la plaza del Ayuntamiento, dando paso a un desayuno con chocolate a la taza y bollería para todos los participantes.

Las bandas de música a las doce de la mañana y la mascletà a las dos, realizada por la misma pirotecnia, casi terminaron de llenar un día fallero que sólo dejó un pequeño hueco para descansar antes de emprender camino hacia la Crida, que como siempre empezó a recibir gente en las Torres de Serrano dos horas antes de su comienzo. Pero ya el día de antes, el sábado, hubo un fuerte preludio de esta completa jornada con la mascletà vertical disparada desde la Marina de Valencia, que con 1.200 kilos de pólvora y tres terremotos (dos de ellos verticales) colapsó todos los accesos al puerto por la cantidad de gente que atrajo.

Mascletà vertical de 2018 (foto: Amstel).