Batallitas de artistas de ayer y hoy en Convento


¿Las fallas de antes eran más personales? ¿Por qué no se apuntan los artistas falleros al Círculo de Bellas Artes? ¿El cursillo de jurado debería ser un máster? Muchos temas se sacaron en la tertulia sobre el monumento que celebró la Falla Convento Jerusalén-Matemático Marzal con “Pepet” y Paco López como artistas invitados, entre otros.

No es fácil valorar una falla. Eso quedó claro en el coloquio sobre el monumento fallero que tuvo lugar en el Parador “So Nelo” de la Falla Convento Jerusalén el jueves pasado, del cual uno de los temas que más dieron que hablar fueron los jurados del concurso de Junta Central Fallera. Julio Torras moderó esta charla en la que intervinieron los artistas falleros Agustín Villanueva, Pedro Santaeulalia, Paco López y José Pascual “Pepet”; los representantes del Círculo de Bellas Artes Gerardo Stübling (presidente) y Aureli Domènech (secretario y director artístico); y el vicepresidente de monumento de la comisión organizadora, Tino Bendicho.

Durante el coloquio se tocaron diferentes temas, como el recuerdo de las fallas que más gustaron a cada artista de las que plantaron en Convento Jerusalén, anécdotas que les quedaron en el recuerdo, el debate sobre si las fallas de antes eran más personales o el disgusto por no haberse llevado algún primer premio en la sección especial. Desde el Círculo de Bellas Artes se le planteó al colectivo de artistas que se inscribieran a dicha asociación, y se recordó que ésta ha plantado en algunas ocasiones fallas (como en 1924). Hablando de la relación de la fiesta con el Círculo se comentó que éste organizará una exposición sobre la obra de Miguel H, artista fallero de las fallas infantiles de Malvarrosa y del Ayuntamiento de Valencia, y que un ninot suyo formará parte de la colección del Círculo.

Por otro lado, se habló de la actividad propia del artista fallero, explicándose que cada vez más este colectivo tiene que hacerse más empresario; aspecto que, por desgracia, en muchas ocasiones no realizan correctamente. Además se comentó que hay en día, se pueden contar con los dedos de una mano los artistas falleros que pueden realizar completamente una falla.

Pero, como ya se ha comentado, los jurados ha sido una de las principales preocupaciones de la mesa. Aureli Domènech opinaba que, por su experiencia de jurado, ve escaso el tiempo que hay para valorar una falla durante la ronda. También veía corto el curso de jurados que otorga la Junta Central Fallera, e incluso afirmó que debería durar un año. Además se dijo que hay muchos jurados que nunca han pisado un taller, con lo que no saben sobre las técnicas constructivas de las fallas. Sin salirse del tema, los artistas también hablaron de la dificultad que es supone que cada año cambien los jurados, y por tanto cambien los criterios de valoración. Se propuso crear un formulario con los diversos aspectos a puntuar en la falla, como tienen en otras ciudades.