Des-pa-ci-to… se quemó la falla del Burning Man


Tan des-pa-ci-to fue la cremà de la falla del Burning Man ayer, que hubo que darle un “em-pu-jon-ci-to” (con una retroexcavadora concretamentamente) para que al final cogiera el fuego.

Se resistió a desaparecer en el fuego, tras una larga vida llena de viajes. La falla que se plantó en el festival del Burning Man el año pasado finalmente se quemó anoche junto a la torre de Torrent, no sin antes dar que hablar por su resistencia al fuego. En efecto, se comprobó que era resistente, diseñada para soportar lo que hiciera falta en el desierto de Nevada (lugar donde se celebra el Burning Man). Tanto que tuvo que tumbarla una retroexcavadora para que pudiera arder entera.

La cremà comenzó sobre las 21.20 horas con mucha expectación del público, entre el que estaban los creadores de la falla, Miguel Arraiz y David Moreno, y numerosos medios de comunicación. Unos efectos pirotécnicos y un pequeño castillo de fuegos artificiales acompañaron el prendido de la falla, llamas que muy lentamente consumían el cartón y la madera de la falla. Tan despacio iba la cremà que se decidió introducir palets de madera y trozos de cartón dentro de ella, además de añadir más gasolina, pero no fue suficiente. Finalmente se optó por utilizar una retroexcavadora que derribó la falla sobre el fuego existente, permitiendo así que se quemar entera. Los bomberos apagaron los restos sobre las once y cuarto de la noche.

No ha sido el final perfecto para la primera (y hasta ahora última) falla que ha participado en el festival del Burning Man, ya que la lentitud de la combustión deslució la cremà y hubo que derribarla para acelerarla. Curiosamente es la segunda falla de los mismos artistas que cae al suelo, esta voluntariamente y Nou Campanar de 2015 por culpa de una insistente lluvia. Ahora sí, ambas tenían algo en común aparte de su forma cúbica: que ya son una página destacada en la historia de las Fallas.

Más imágenes de la cremà de la falla del Burning Man en la página de Facebook de Distrito Fallas