El ‘caloret’ del infierno de la Falla Alameda


En el “caloret” del infierno acabarán los condenados en la falla grande que plantará Alameda-Avenida del Francia el año que viene, mientras cerquita de ella, la infantil recorrerá la historia de Valencia en un tiro de piedra neolítica.

Las fallas nacieron como un “auto de fe” en el que se condenaba a la hoguera a personas con actitudes censurables por los vecinos. Eso será lo que literalmente hará, aunque con más escenas que en los primeros catafalcos, la falla grande que plantará la comisión de Alameda-Avenida de Francia. Condenats es el lema de este proyecto del artista Rafa Ibáñez que plasmará las condenas a diversos personajes de la actualidad que salgan de la cabeza de Roberto Elías, guionista habitual de esta y otras comisiones.

El boceto se presentó ayer por la noche durante la celebración del Mig Any Faller, al igual que el de la falla infantil que realizará Grego Acebedo y que llevará el lema Valentia.es. El título con el nombre romano de Valencia y la extensión de dominio de Internet .es ya indica que el monumento hace un recorrido a través de toda la historia de la ciudad desde su fundación por parte de los romanos, eso sí, desde un punto de vista comprensible para los niños y haciendo alguna alusión al mundo fallero.

El acto lo presentaron tres jóvenes falleros, en alusión a los 17 años que cumple la comisión en este ejercicio, y fue presidido por los representantes de la comisión, el presidente Manuel Cabrera Faus, la fallera mayor infantil Claudia Fernández Collado y el presidente infantil Jorge Blanquer Redondo. En él, además de una cena a base de arròs amb fesols i naps, se “bautizó” a los nuevos falleros y se sortearon diversos regalos de una rifa, todo ello antes de las doce de la noche que terminaba, no el hechizo como en Cenicienta, sino el permiso para ocupar la calle concedido por el ayuntamiento.