Más gente (visitando y expuesta) en el Museo Fallero de Valencia


Cada vez pasa más gente por el Museo Fallero de Valencia, un 20,6% más en el primer semestre, y algunos hasta se quedan para siempre como los ninots indultats de 2017, que el lunes vinieron y ya no se quisieron ir.

Entrega de los ninots indultats 2017 al Museo Fallero de Valencia (foto: JCF).

El Museo Fallero de Valencia, el situado en el barrio de Monteolivete, recibió un 20,6% más de visitas en el primer semestre de 2017 respecto al primer período del año anterior. En números absolutos fueron 62.603 visitantes, unos diez mil más que en 2016, los que quisieron contemplar los ninots indultats, los carteles de las Fallas de Valencia y otras curiosidades de este espacio, en la primera mitad de este año. Los demás museos dependientes de la delegación de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia, el de la Semana Santa Marinera y el de las Rocas (dedicado al Corpus) también subieron visitas respecto al año pasado, el primero un 26% y el segundo una pequeña cantidad, aunque este último estuvo cerrado tres meses por reforma.

Precisamente el Museo Fallero tiene algo más que ver desde este lunes. Ese día tuvo lugar la entrega de los ninots indultats de las pasadas Fallas, así como del cuadro de la fallera mayor de Valencia de 2017 y del cartel oficial de estas fiestas. El ninot indultat infantil es obra del artista Joan Blanch y perteneció a la falla de Duque de Gaeta-Pobla de Farnals, cuyo lema fue Aigua; mientras que el adulto lo realizó el taller de Manuel Algarra para La maldición de Midas, la falla grande de Almirante Cadarso-Conde de Altea. Por su parte, el cuadro que representa a la fallera mayor de Valencia es un trabajo de Josep Borell y los carteles anunciadores oficiales, de Luis Demano y Joan Quirós. Durante el acto de entrega, el director del Museo Fallero, Gil-Manuel Hernández, destacó el aumento de visitas de esta institución y que es la primera ampliación de material que se realiza siendo la fiesta Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.