La Falla El Mocador no suelta a sus artistas


Como la jugada le ha salido redonda en las pasadas fallas, la Falla El Mocador de Sagunt no deja escapar a sus artistas falleros y los tendrá para 2018 también. Por otra parte, Carlos Herranz Martínez y Xesco Gil plantarán en una demarcación muy maña, Xavier Herrero repite en otra de Xàtiva y Vicente F. Lorenzo y Juanjo García en una “grande”. ¿Y qué nos traerá el Ayuntamiento de Valencia?

Artistas falleros de El Mocador (Sagunt) de 2018, con los representantes de la comisión.

Dado los buenos premios que han conseguido en las pasadas fallas, la Falla El Mocador ha considerado renovar a sus dos artistas falleros. En efecto, tras situar ambos monumentos en el pódium de sus respectivas categorías, Ricard Balanzá volverá a realizar la falla infantil y Antonio Verdugo la grande. La decisión se hizo oficial en un acto que celebró esta comisión de Sagunt el sábado pasado, el cual estuvo presidido por Carla López (fallera mayor) y César Torres (presidente). El Mocador continúa apostando por el monumento, y por artistas de su comarca.

Por otro lado, en Xàtiva, el artista Xavier Herrero volverá a encargarse de la falla grande de la comisión de Selgas Tovar, cumpliendo así su tercer año consecutivo y séptimo alterno que se encarga de ello. Este año, Herrero contará con más presupuesto para su obra, ya que la comisión apuesta aún más por el monumento, el cual se pretende que milite en sección segunda.

Ya en Valencia, la Falla Costa y Borrás-Agustina de Aragón ha celebrado la firma de los contratos con sus artistas del año que viene. Carlos Herranz Martínez será el encargado de la falla infantil, y Xesco Gil de la grande. Y Vicente Francisco Lorenzo Albert y Juanjo García serán los nuevos artistas de la Falla Pintor Salvador Abril-Pedro III El Grande.

Hablando de monumentos, el Ayuntamiento de Valencia presentará el proyecto de los suyos este viernes, 26 de mayo, en el Palacio de la Exposición a las 19.30. Recordemos que el adulto será obra de los artistas Latorre y Sanz con Okuda y el infantil, de Miguel Hache.