Cincuenta años de infantiles en Lope de Vega, encuadernados


La Falla Plaza Lope de Vega presentó ayer el libro que recoge los 50 años de su comisión infantil, y aprovechó para instalar su propia exposición del ninot infantil para ayudar económica a Lucía, la joven que necesita una cámara hiperbárica para aliviar los dolores de su grave enfermedad.

Literatura, recuerdos y solidaridad se unieron ayer en la presentación del libro que conmemora el cincuentenario de la comisión infantil de la Falla Lope de Vega, contando el tiempo desde que ésta se hizo estable en el tiempo (la primera fallera mayor infantil data de 1952, Carmencita Lereu, pero no hubo continuidad hasta 1968). El acto, que tuvo lugar sobre las 19 horas de ayer en la plaza Redonda de Valencia, comenzó con la inauguración de la exposición del ninot solidaria por parte de las falleras mayores y presidentes, instalada en la misma plaza. Con las figuras rescatadas del fuego de falleras mayores y presidentes infantiles de casi todos los años (41 de 50), esta muestra sirvió para pedir un euro a cambio de cada voto al ninot que más gustaba, dinero que ayudará a comprar una cámara hiperbárica a Lucía, una joven de 15 años que padece una rara enfermedad llamada distrofia simpático refleja y que le causa grandes dolores. Los votos también eran papeletas para una rifa de productos donados por diversos colaboradores de la falla.

Tras un rato de espera para que el público viera las figuras y emitiera su voto, la fallera mayor infantil y el presidente infantil, Adela Planells Sánchez e Iván Navarro Martínez, junto con el presidente de la comisión, Francisco Fernández Galdón, subieron al escenario y repartieron un ejemplar del libro conmemorativo de los 50 años de comisión infantil a todos los presidentes infantiles, falleras mayores infantiles, artistas falleros del monumento infantil y delegados infantiles que estaban presentes en el acto, así como a los presidentes de comisión de esas cinco décadas y medios de comunicación. El cuadro de honor se completó en el escenario cuando fue el turno de recoger su ejemplar para Cristina Torreño Lazuna, que fue fallera mayor infantil en 2007 y es actualmente la fallera mayor.

El libro, que ha supuesto un gran trabajo de documentación para los falleros con el fin de escribir una pequeña historia de su comisión infantil, empezando por sus antecedentes (aquellas comisiones intermitentes de la demarcación) y continuando con el repaso a representantes infantiles, delegados infantiles, monumentos plantados y premios hasta la fecha. Al final del volumen aparece un recopilatorio de fotografías de todas las épocas recopiladas de los archivos personales de diversos falleros, a los que se les agradeció la colaboración, y los nombres de todas aquellas personas que han formado parte alguna vez de la sección infantil de Lope de Vega.