‘Pepet’ se lleva un premio Borumballa de Honor


Artistas falleros de ayer y hoy recibieron anoche diversos premios: el más joven, Iván Tortajada el premio Juan Canet; el intermedio, Manolo Algarra, el premio Borumballa; y el más mayor, José Pascual “Pepet”, el Borumballa de Honor.

Falla municipal de Valencia de 1995, obra de "Pepet".

Falla municipal de Valencia de 1995, obra de “Pepet”.

El mítico artista de Burriana José Pascual Ibáñez “Pepet” recibió anoche un homenaje de parte de la Federación de Fallas de Primera A por su larga trayectoria, así como por haber ganado por primera vez el primer premio de dicha sección. El casal de la Falla Ribera-Convento de Santa Clara fue el marco donde recibió su Borumballa de Honor quien empezó plantando una falla en el Barrio de Onda de Burriana en 1961 y que años después realizaría otras muy recordadas en Valencia como las de la Plaza del Pilar de 1970 y 1971, los “Cuentos chinos” de Bailén-Xàtiva en 1982, las cabezas de falleros Convento Jerusalén-Matemático Marzal en 1991 o las fallas municipales de Valencia de 1995 y 1996, evolucionando en su trayectoria estéticamente y técnicamente desde los ninos vestidos con ropa hasta sus remates cargados de riesgo, seña de identidad de sus monumentos. Muchos de los artistas falleros de Burriana han pasado el taller de este artista que ha recibido numerosos homenajes por su recordado trabajo.

En el mismo acto se entregó el Premio Borumballa al artista que realizó la falla que quedó en el primer puesto de la sección primera A el pasado marzo, es decir, Manolo Algarra por Maestro Gozalbo-Conde de Altea. La fallera mayor de Valencia, Alicia Moreno, le entregó el galardón por dicho catafalco ambientado en el terror y del que tanto se habló en su momento por su buena realización, empezando por el grupo perteneciente al mismo que se llevó a la Exposición del Ninot.

Casualmente, en otro lugar el realizador de la falla infantil de esta misma comisión, Iván Tortajada, recogía el premio Juan Canet-Falla Espartero en el casal de Espartero-Ramón y Cajal por su trabajo con el mencionado monumento. Este reconocimiento, que ya cumple su quinta edición, se concede al monumento que un jurado considera destaca por aspectos como la pintura y el detalle, típicos del trabajo de Juan Canet. Tortajada consigue así un buen recibimiento en la sección especial, en la que debutaba en 2016.