Presidentes incombustibles en Duque y El Clero


Al contrario que sus fallas, algunos presidentes no se consumen cada año sino que, al contrario, duran y duran como las pilas del conejito: es el caso de Marcos Soriano en Duque de Gaeta y de Javier Sanz en El Clero, entre otros.

Marcos Soriano.

Marcos Soriano.

Otro año más, y ya van 22 consecutivos, Marcos Soriano cogerá las riendas de la Falla Duque de Gaeta-Puebla de Farnals. Así se decidió el viernes pasado en una junta general extraordinaria donde nadie más se presentó al cargo de presidente. Continúa así al frente de una comisión a la que ha llevado a conseguir numerosos e importantes premios, siendo los últimos en monumento el primero de la sección especial infantil y también el primero en la sección 1ª B de adultas.

El mismo día, la Falla Doctor Serrano-Carlos Cervera-Clero reeligió a Javier Sanz como presidente. No lleva tantos años como Marcos Soriano (en su caso son seis consecutivos), pero su apuesta por el monumento fallero también ha traído buenos resultados como el doblete de este año, en que consiguieron dos primeros premios: en la infantil en la sección sexta (además del segundo en ingenio y gracia), y en la grande en 3ª B.

Javier Sanz.

Javier Sanz.

Otros presidentes que se mantienen en el cargo son Antonio Pardo Sebastiá en la Falla Santa Cruz de Tenerife-Ángel del Alcázar (tres años consecutivos con este), Francisco Torralba Mínguez en la Falla Mig Camí de Almussafes (quinto año), José Vicente Sevilla Carrión en Falla Hernández Lázaro-Valle de la Ballestera y Sofía Parra Talavera en Diputada Clara Campoamor.

 

Dos Javieres para la Falla Telefónica

Cambiando de tema, la Falla Ribera-Convento de Santa Clara, también conocida como Falla Telefónica, ficha para 2016 a Javier Fernández para su falla infantil y renueva la confianza con Javier Álvarez para la grande.